Título columnas_Secciones_FITZA20

HUMO

POR CHIQUIRIS (Iris Marín)
Antofagasta, Chile

El tiempo ha transcurrido para el cine, los overoles y  los dos hombres, que esperan instrucciones para fumigar.

Uno de ellos, extravertido, impaciente trata de entablar conversación, lleno de recuerdos, emociones y sabiduría cinéfila, el otro más discreto, retraído, impaciente, observador. Poco a poco deciden compartir experiencias y descubren que tiene en común no sólo el oficio, sino además experiencia como actores, ¡Experiencia frustrada, pero experiencia!, así avanza la trama, entretenida, inquietante, reflexiva y remecedora, hasta descubrir una tercera similitud, sus nombres; Luis y Augusto, son los nombres de los Hermanos Lumiére, inventores del cine.

El tratamiento dramatúrgico, atrae por la contradicción, por un lado, los recuerdos y la inolvidable historia de esa sala de cine y por otro, un cuestionamiento real, vigente de las autoridades, las dominantes tecnologías, las formas sociales siempre conflictivas y desiguales, la burocracia, el constante impedimento hacia una sociedad que sólo desea avanzar. Bocanadas de HUMO, para desahogar o depurar la contaminación en la sociedad. 

El diálogo de los personajes enriquece la obra, lo mismo los movimientos, a veces cansados y otras renacen con el entusiasmo y los recuerdos del cine cubano, pero identificables, el cine es universal. 

Una plancha de plástico, recrea un telón de cine antiguo y butacas de madera, son recursos que funcionan muy bien, permitiendo al público ser partícipe de este cine, que Luis no quiere dejar ir. Principalmente el humo que arrojan las máquinas fumigadoras, cada vez que el rechazo burocrático, la ira o la frustración lo exigen. 

Esta obra, no sólo descarta la premisa de: “Cuando se inventó el Cine, se pensó que el Teatro moriría”, por el contrario, permite unir, con gran acierto dos artes, muy distintos, pero similares en sus personajes y temáticas, a veces de antaño, otras actuales, además de sus infaltables seguidores. 

¡Un homenaje al cine desde el teatro! Felicitaciones. Gracias por visitarnos. Una obra recomendable para todo público. Chiquiris.

VER FICHA
Humo / Centro de Teatro de La Habana (La Habana, Cuba)

+

Título Noticias_Secciones_FITZA20
Logo Fitza

CONTACTO

Galleguillos Lorca #1466
Antofagasta, Chile
festival.teatro.zicosur@gmail.com

HUMO

POR CHIQUIRIS (IRIS MARÍN)

22/1/2020 | Antofagasta, Chile

El tiempo ha transcurrido para el cine, los overoles y  los dos hombres, que esperan instrucciones para fumigar.

Uno de ellos, extravertido, impaciente trata de entablar conversación, lleno de recuerdos, emociones y sabiduría cinéfila, el otro más discreto, retraído, impaciente, observador. Poco a poco deciden compartir experiencias y descubren que tiene en común no sólo el oficio, sino además experiencia como actores, ¡Experiencia frustrada, pero experiencia!, así avanza la trama, entretenida, inquietante, reflexiva y remecedora, hasta descubrir una tercera similitud, sus nombres; Luis y Augusto, son los nombres de los Hermanos Lumiére, inventores del cine.

El tratamiento dramatúrgico, atrae por la contradicción, por un lado, los recuerdos y la inolvidable historia de esa sala de cine y por otro, un cuestionamiento real, vigente de las autoridades, las dominantes tecnologías, las formas sociales siempre conflictivas y desiguales, la burocracia, el constante impedimento hacia una sociedad que sólo desea avanzar. Bocanadas de HUMO, para desahogar o depurar la contaminación en la sociedad. 

El diálogo de los personajes enriquece la obra, lo mismo los movimientos, a veces cansados y otras renacen con el entusiasmo y los recuerdos del cine cubano, pero identificables, el cine es universal. 

Una plancha de plástico, recrea un telón de cine antiguo y butacas de madera, son recursos que funcionan muy bien, permitiendo al público ser partícipe de este cine, que Luis no quiere dejar ir. Principalmente el humo que arrojan las máquinas fumigadoras, cada vez que el rechazo burocrático, la ira o la frustración lo exigen. 

Esta obra, no sólo descarta la premisa de: “Cuando se inventó el Cine, se pensó que el Teatro moriría”, por el contrario, permite unir, con gran acierto dos artes, muy distintos, pero similares en sus personajes y temáticas, a veces de antaño, otras actuales, además de sus infaltables seguidores. 

¡Un homenaje al cine desde el teatro! Felicitaciones. Gracias por visitarnos. Una obra recomendable para todo público. Chiquiris.

VER FICHA
Humo / Centro de Teatro de La Habana (La Habana, Cuba)

CONOCE LAS OBRAS  QUE PARTICIPAN