Título columnas_Secciones_FITZA20

HUELLAS

POR CHIQUIRIS (Iris Marín)
Antofagasta, Chile

“Quien busca en el DESIERTO la vida, puede encontrar una solapada muerte”.

Verano de Antofagasta, intensas temperaturas, un ambiente sofocante porque la realidad ha hecho necesario blindar el espacio teatral con láminas metálicas, parece ser el ambiente perfecto para este montaje.

Tres seres caminan por el desierto nortino, una mujer extranjera que abandonó todo, para buscar una mejor expectativa de vida, “El Coyote”, también extranjero, es quien facilitará el ingreso ilegal a un país que le permitirá cumplir sus sueños, beneficio financiero y seguridad material. 

Y el “contacto”, traficante de sueños y de seres desgraciados, anónimos, callados, dispuestos. Los tres tienen un tesoro y motivo en común, un hijo o hija que los espera en casa confiado en el regreso de sus padres.

Los recursos de la escenografía, funcionan muy bien, sacos de arena que caen sobre ellos, aumentando las capas de arena y la necesidad de agua. Desorientados, tratan de avanzar.

El público se estremece con una escena muy real. La mujer, con una actuación muy bien lograda, se aferra, lucha. ¡Es inútil, el desierto ha decidido cubrirla a ella también! 

La dramaturgia no queda clara, el dramaturgo quiere transmitir las consecuencias de ser “Burrero” o transportador de droga en su cuerpo, pero en paralelo y como efecto contrario, las escenas manifiestan el poder del desierto, la natural sofocación y el anonimato del sepultado.

El montaje presenta imágenes de luz, oscuridad que ayudan con un hermoso espectáculo visual. 

Felicitaciones a Paulina, por volver a “Las Tablas”. A Joshe por atreverse con la dirección y la dramaturgia, a Diego por su creíble personaje de extranjero. Luis, los malos, son malos. Chiquiris.

VER FICHA
Huellas / El Habitante Teatro (Santiago, Chile)

+

Título Noticias_Secciones_FITZA20
Logo Fitza

CONTACTO

Galleguillos Lorca #1466
Antofagasta, Chile
festival.teatro.zicosur@gmail.com

HUELLAS

POR CHIQUIRIS (IRIS MARÍN)

22/1/2020 | Antofagasta, Chile

“Quien busca en el DESIERTO la vida, puede encontrar una solapada muerte”.

Verano de Antofagasta, intensas temperaturas, un ambiente sofocante porque la realidad ha hecho necesario blindar el espacio teatral con láminas metálicas, parece ser el ambiente perfecto para este montaje.

Tres seres caminan por el desierto nortino, una mujer extranjera que abandonó todo, para buscar una mejor expectativa de vida, “El Coyote”, también extranjero, es quien facilitará el ingreso ilegal a un país que le permitirá cumplir sus sueños, beneficio financiero y seguridad material. 

Y el “contacto”, traficante de sueños y de seres desgraciados, anónimos, callados, dispuestos. Los tres tienen un tesoro y motivo en común, un hijo o hija que los espera en casa confiado en el regreso de sus padres.

Los recursos de la escenografía, funcionan muy bien, sacos de arena que caen sobre ellos, aumentando las capas de arena y la necesidad de agua. Desorientados, tratan de avanzar.

El público se estremece con una escena muy real. La mujer, con una actuación muy bien lograda, se aferra, lucha. ¡Es inútil, el desierto ha decidido cubrirla a ella también! 

La dramaturgia no queda clara, el dramaturgo quiere transmitir las consecuencias de ser “Burrero” o transportador de droga en su cuerpo, pero en paralelo y como efecto contrario, las escenas manifiestan el poder del desierto, la natural sofocación y el anonimato del sepultado.

El montaje presenta imágenes de luz, oscuridad que ayudan con un hermoso espectáculo visual. 

Felicitaciones a Paulina, por volver a “Las Tablas”. A Joshe por atreverse con la dirección y la dramaturgia, a Diego por su creíble personaje de extranjero. Luis, los malos, son malos. Chiquiris.

VER FICHA
Huellas / El Habitante Teatro (Santiago, Chile)

CONOCE LAS OBRAS  QUE PARTICIPARON